PAYAWA: Dar y Recibir – Laboratorio Rural

En ocasiones los viejos fenómenos sociales existentes en la sociedad rural se dan por sentado, pero no se conocen realmente. Así, las tradiciones de nuestros pueblos se ven ocultas y de igual manera sus problemáticas y/o necesidades.

El equipo del centro de innovación social de Nariño, CISNA, con el objetivo de inmersión social en nuestro territorio, dio inicio a los procesos de Innovación Social con las comunidades del departamento. La metodología de Video Participativo -VP-, liderada por el equipo de Insideshare, fue la excusa perfecta para involucrarnos en las dinámicas del Pueblo de los Pastos y así entender sus perspectivas, problemáticas y objetivos de desarrollo socio territorial. Los VP contemplan un conjunto de técnicas que buscan la participación activa de la comunidad en el diseño y la creación de su propio registro audiovisual. La idea subyacente es que la realización del video sea una tarea sencilla y accesible, además de una excelente forma de congregar, analizar y expresar sus historias de una manera diferente.

“Los videos participativos pueden ser una herramienta altamente efectiva para atraer la participación de las personas marginadas y movilizarlas, así como para ayudarlas a poner en práctica sus propias formas de desarrollo sostenible basado en las necesidades locales”. Nick and Chris Lunch

Desarrollo de la actividad:

El Concejo Mayor de los líderes educadores de la población de los Pastos tomó el control de la jornada. Ellos se empoderaron de sus conocimientos ancestrales y pudieron expresar sus realidades, miedos y potencialidades. De esta forma, el proceso se convirtió en una estrategia muy enriquecedora para potenciar las capacidades de auto medición, análisis y comunicación de sus problemáticas.

El encuentro se llevó a cabo durante dos días en el corregimiento de Imués, Nariño. El comienzo fue empático y tanto talleristas como comunidad aprendieron juntos y se acercaron a las herramientas de producción audiovisual de manera ágil y descomplicada. Escuchando para romper las barreras culturales hasta altas horas de la noche se realizaron pruebas técnicas y ejercicios de manejo de cámara e interiorización, manejo de planos, rompe hielos, energizantes y encuentro de palabra para la buena comunicación entre los participantes.

El segundo día empezó con el reconocimiento de los grupos de trabajo y la motivación de practicar los conocimientos adquiridos el día anterior. La “Rueda de Margolis”, una herramienta de escucha e interacción, fue ideal para que los líderes educadores reconocieran que “la palabra es más importante que cualquier cosa”. Entonces, se hicieron dos círculos, uno interno y otro externo, que rotaban con las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las potencialidades de la comunidad? ¿Cuál es su rol en la comunidad? ¿Cuáles son las problemáticas que se reconocen en el territorio? A partir de este ejercicio se distinguieron temáticas sobre las problemáticas típicas de la comunidad.

Posteriormente, el  dialogo se materializó a través de la agrupación –clusters–  de aspectos que tenían mayor impacto en la comunidad.  De esta manera se pudo elegir las historias que se visibilizarían en  la producción audiovisual. Las problemáticas se narraron mediante historias abordadas desde lo personal y, después, fueron puestas en común para la selección participativa de una sola que abarcara una mirada totalizadora. El producto audiovisual  se organizó con diferentes herramientas como el storyboard, la curva de experiencia y la gráfica del rio.

Al final, la comunidad concluyó que el VP, más allá de ser una herramienta para enseñar videos, es un mecanismo para generar lazos de confianza, lograr la introspección en la comunidad y, por añadidura, la comunicación del producto al grupo objetivo. Las temáticas más relevantes fueron educación propia, territorio, identidad cultural y sostenibilidad del conocimiento ancestral. Contar con “los quereres” de los Pastos, nos hizo sentir parte de ellos, ya que nos brindaron el honor de respetar el rol de confianza y honestidad que nos dieron dentro de su comunidad. Sin duda los Pastos lograron reforzar la idea del equipo CISNA según la cuál, para una replicabilidad adecuada en el departamento, es indispensable la escucha dinámica, el reconocimiento de nuestra diversidad cultural y la integración regional, y así encaminar a Nariño hacia nuestro hogar ideal.